domingo, 30 de abril de 2017

REENCUENTRO




Vuelvo descalza de puntillas
desnuda ante tus ojos cerrados
imaginando nuestro reencuentro 
       en cualquier momento, en cualquier deseo

Despacio, silenciosa y traviesa 
descubro tus deseos impacientes
la imprudencia me delata
     deseosa de poseer el instante que desatas

Me derrito entre impulsos prohibidos
espasmos sudorosos de gemidos
imaginando tus dedos finos jugueteando 
   entre la imaginación y el deseo escondido

Me viste tu aliento en un suave velo 
iniciando mi entrega, sumisa y entera
jadeando tu nombre fulgurando oscura
             aspírame despacio... no me despiertes hasta no ser tuya...


1 comentario:

Navegante dijo...

Vestirse con el aliento del otro... ¡que gran metáfora!.
Un placer pasar por aquí y comprobar que el amor es eso, eso que va ligado a un gran deseo, fundir piel y espiritu con el otro.
Besos desde el sur.